PREGUNTAS PRECUENTES

Uno de los aspectos más importantes al decorar espacios interiores, ya sean nuevos o en remodelación, son los pisos y las ventanas. De hecho, previamente, es clave conocer las condiciones mínimas de instalación en las áreas elegidas.

Antes de comprar, es importante analizar las características básicas del producto:

  • Funcionalidad
  • Belleza
  • Durabilidad
  • Facilidad de mantenimiento
  • Eficiencia económica.

Estas características y condiciones varían de un espacio a otro; por lo cual, es nuestra primera recomendación es siempre consultar a expertos en el tema.

  • Identificar el tipo de tráfico tendrá el espacio donde será instalado el piso
  • Identificar si el piso estará destinado a un área interior o exterior
  • Determinar el uso que se le dará al piso

>Residencial

>Comercial

  • En caso de uso residencial, tener claro si habrá niños, adultos o jóvenes habitando el espacio donde se instalará el piso
  • En caso de utilización comercial, definir los usos del espacio y el tipo de tráfico.
  • Tener presente la calidad de la superficie sobre la que se va a realizar la instalación.
  • Definir qué es lo más importante desde el punto de vista funcional
  • Conocer los diferentes materiales y sus cualidades: generar oscuridad, transparencia, translucidez, impedir el registro.
  • Conocer los elementos de apertura horizontal o de apertura vertical, a los lados o al centro.
  • Definir si se quiere un mecanismo de operación manual o motorizado, con controles remotos o automatizados
  • Tener presente los aspectos estructurales del espacio donde se instalará el elemento elegido.
  • En caso de escoger un elemento motorizado se debe contar con las condiciones eléctricas que permitan su instalación y funcionamiento

Si está planeando realizar cambios en los pisos o renovar los elementos que cubren las ventanas de su casa o espacio de trabajo, busque el consejo de un experto antes de tomar cualquier decisión, de está forma cuidará su bolsillo y logrará un mejor resultado final.

Recuerde que lo más bonito, no necesariamente es lo mejor o lo más funcional. A veces, lo que parece de buen precio, puede generar mayores costos a corto y largo plazo.

GARANTÍA

Todas las Cortinas y Persianas Hunter Douglas® están amparadas por la garantía legal, una vez que ésta ha vencido, entregamos una extensión de garantía de hasta 5 años desde la fecha exacta de compra, que cubre daños por materiales defectuosos, errores de fabricación, tanto de la persiana o cortina como de sus componentes, los que serán reparados sin costo. Se excluyen de esta garantía adicional todos los gastos de desmontaje, fletes, instalación e indemnizaciones de cualquier tipo, los que deben ser asumidos por el cliente. La ejecución de esta garantía se realizará a través del Distribuidor Autorizado Hunter Douglas®.

La garantía no cubre defectos o daños causados por accidentes, actos violentos, reparaciones, alteraciones, reinstalaciones, mal uso, maltrato, y/o por no ser seguidas correctamente las instrucciones de instalación, manejo, limpieza y mantenimiento de los productos Hunter Douglas®. Esta garantía tampoco cubre el desgaste o deterioro natural de los materiales que componen la cortina o persiana.

De esta misma forma, no cubre defectos o daños producidos por ambientes excesivamente agresivos, tales como: agentes corrosivos que estén en contacto con los materiales que componen las Cortinas y Persianas Hunter Douglas®, una excesiva exposición a la salinidad de la costa, humedad o a compuestos químicos existentes en lugares cerrados; los que pueden dañar irreversiblemente sus productos.

Para acceder al servicio de garantía usted debe ser el comprador original y presentar su reclamo, junto con la factura de compra, al Distribuidor Autorizado Hunter Douglas® donde adquirió sus productos. La garantía se hará efectiva en el producto original que presente el defecto o falla, y en ningún caso se fabricará o reemplazará por otro producto nuevo.

En ningún caso el Distribuidor Autorizado Hunter Douglas® se responsabilizará por daños y perjuicios colaterales, ocasionados por el mal manejo del producto.